Ser Persistentes

Los días pasan y pareciera que van transcurriendo más aceleradamente que nunca antes, pero además de ello, en el último tiempo he experimentado el dolor de ver partir a la presencia divina, a personas amadas, varones dedicados al servicio del Señor aquí en la tierra.


Hay muchas interrogantes en nuestra cabeza, de las cuales no tenemos respuesta, pero eso no implica que no nos quede la inquietud por conocer la razón. En primer lugar me duele mucho ver que sus amadas esposas se convirtieron en viudas y sus hijos en huérfanos. Sus ministerios o congregaciones quedaron incompletos.


Esto me hace comprender y confirmar que el COVID está siendo un flagelo, un verdugo que ha castigado de manera terrible a muchas familias en todo el país y el mundo entero. Esta complicada infección viral, está sacando del diseño de Dios a muchas familias o matrimonios, pero a su vez, ha provocado un trastorno en la sociedad y sus sistemas. Todo se salió de control y de la normalidad.


Entonces, pienso que si Dios no envió el COVID, este va a tener que irse o desaparecer por la Palabra de Dios, conforme a Su voluntad. Quizás nos hemos cansado de estar declarando y seguir orando por lo mismo, pero creo que debemos ser persistentes en cuanto a esto. Tendrá que llegar el momento en que el virus se debilite totalmente o bien, que la mayor parte de la población haya alcanzado inmunidad; o bien, mejor aún, que ocurran ambas cosas.


Nuestra responsabilidad es colaborar tanto espiritual como naturalmente, para que esto ocurra. Como hijos de Dios, creemos en el Poder de Cristo, pero también creemos en sujetarnos a instrucciones y directrices giradas por autoridades en el tema.


¿Sabías, querido lector, que los seres humanos pueden irse de esta tierra porque llegó su hora y el Ángel de Dios vino a recogerlos? Pero también, no sé si lo sabías, el ángel de la muerte puede interferir con el destino de la persona y cortar su vida antes de su tiempo señalado.


Si no entendemos lo que está ocurriendo a nuestro alrededor, pero sabemos que algo no está en línea con el propósito y diseño de nuestro Padre Dios, empeñemos nuestro corazón en adorarlo y amarlo, porque seguramente Él nos dará una revelación que nos traiga claridad y dirección.

"Tendrá que llegar el momento en que el virus se debilite totalmente o bien, que la mayor parte de la población haya alcanzado inmunidad; o bien, mejor aún, que ocurran ambas cosas."


95 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo