Perfecto en Su Tiempo

Creo firmemente que hay un tiempo debajo del sol para cada cosa y ocasión. Hay un día para nacer y otro día para morir. Hay tiempo de siembra y tiempo de cosecha. No podemos por mucho que nos esforcemos, atrasar el día de nuestra partida con el Señor, ni adelantar el día del nacimiento.


Me cuenta mi mamá, que cuando ella estaba a término en su embarazo, del cual yo nací, mi padre, quien fungió como su obstetra o partero, la puso a pujar desde tres días antes, pero, aunque mi mamá se puso morada de tanto pujar y estaba muy débil al tercer día, yo nací en el día y momento determinado por mi Padre celestial, y no por el terrenal.


Tengo una hija espiritual, quien se casó y se fue a vivir a las montañas de Carolina del Norte con su esposo. Al poco tiempo llevaron a la madre de él a vivir con ellos, debido a su delicada salud. La suegra se puso muy delicada en el último tiempo, por lo que han intensificado los cuidados. Ha tenido muchas crisis, donde la oxigenación en sangre le ha bajado hasta 71 y regularmente es 81. Permanece conectada a un tanque Oxígeno con un abastecimiento de 5 litros. Muchas veces, cuando ella se queda dormidita, han pensado que no despertará, pues da la impresión que ya le Señor la quiere recoger para llevarla a su hogar. Sin embargo, ella sigue con vida, a pesar del cansancio de todos por cuidarla y estar pendientes.


Entendemos entonces, que nadie se va cuando quiere o cuando los demás consideran que es el tiempo, sino en el día que nuestro Padre celestial tiene preparado; y a lo mejor durante todo el tiempo previo a ese día, Él nos está dando la oportunidad de arreglar cuentas, para que podamos viajar en paz.


Mi madre dice que ella siente que pronto se irá, por lo que ya compró su lote en el jardín memorial y demás. Tengo muchos años de escucharla decir eso, sin embargo, el Padre la ha sostenido y la tiene aún muy fuerte, y a Él no le ha placido llamarla a Su presencia.


A veces se van primero los que esperaríamos que fueran últimos. Dios no tiene un orden o preferencia. Mi tía Nena, una mujer muy especial, fue muy previsora, ella misma eligió el vestido que pidió le pusieran para la “despedida”, sin embargo, su hijo segundo partió antes que ella.


Hay un día prefijado por Dios para tomarnos en sus brazos y hacernos pasar la puerta a la eternidad. Pero también había un día elegido para que llegáramos a este mundo, y Dios lo hizo perfecto en Su tiempo, y lo seguirá haciendo así.

"Creo firmemente que hay un tiempo debajo del sol para cada cosa y ocasión."

203 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo