Lo Que Hace Bien y Lo Que Hace Mal

El ser humano con el paso de los años, ha descubierto un sinnúmero de sustancias que para unos pueden ser beneficiosas, mientras para otros podrían ser perjudiciales. No solamente eso, sino que la cultura de cada lugar, podría permitir el uso de algunas de ellas, mientras las normas de otro lugar podrían prohibirlas.


Por ejemplo, el uso de Cannabis o Marihuana, podría ser terapéutico para tratar glaucoma y otros trastornos. Por el contrario, hay quienes lo usan como droga alucinógena, hasta desarrollar dependencia. Mientras en algunos estados o países, esta es de venta libre, so pretexto de la aplicación médica, en muchos otros lugares es prohibida por la ley.


La Cocaína es otro ejemplo elocuente de esto. Los indígenas de las montañas de Bolivia, mastican la hoja de la Coca, para amortiguar el efecto del frío corporal. Pero sabemos que muchas personas alrededor del mundo, usan este opiáceo con otros fines.


Pero no vayamos muy lejos, en algo tan sencillo como el Café o la Coca Cola, podemos verlo. El café es una bebida estimulante, que contiene básicamente cafeína, la cual excita el sistema nervioso y pone alerta o activa a la persona que lo ingiere. Hace varios años, yo era una bebedora de café, de dos o tres tazas diarias. Sin embargo, comencé a notar que si a las tres de la tarde, no había tomado mi taza de cafecito, me comenzaba un dolor de cabeza que iba en aumento. Entendí perfectamente que eso era síndrome de abstinencia, pero más que eso me di cuenta que estaba desarrollando dependencia a la droga.


Tiempo después me percaté que el café me aumentaba la enfermedad fibroquística, además de que me afectaba la circulación de los vasos capilares en las piernas. Entonces, aunque defiendo el uso del café, y me apasiona su aroma, me vi en la obligación de dejarlo por mi salud y beneficio, pero, sobre todo, porque no quiero depender de nadar para sentirme bien.


Sabemos que la Coca Cola contiene algunos ingredientes que afectan el organismo, como ser el ácido fosfórico y la gran cantidad de azúcar. Sin embargo, cuando alguien tiene diarrea, nada mejor que la Coca Cola. Cuando un diabético sufre un shock hipo glicémico, nada como un trago de Coca Cola.


O sea que aquello que a algunos los mata, a otros los sana. Entendamos los tiempos para cada quien y discernamos lo que nos hace bien y lo que no. Pero por favor, no juzguemos a otros por lo que a nosotros nos acontezca.

"Entendamos los tiempos para cada quien y discernamos lo que nos hace bien y lo que no."

80 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo