Ciudad Limpia

Una de las características que convierte una ciudad en un lugar deseable para vivir en ella, es que se mantenga limpia y ordenada. El aseo es un gran atractivo en todo pueblo o ciudad.


Hace algunos años, vinieron a visitarnos desde otro país, unas personas muy queridas. La joven señora me dijo: Me llevo una gran carga en mi corazón por la suciedad y basura que hay en esta ciudad. De inmediato me dio mucha vergüenza, porque de alguna manera, los habitantes de las ciudades somos responsables, directa o indirectamente, de que estas permanezcan limpias.


Un tiempo después, al ver que las calles de salida de la ciudad, se habían convertido en botaderos de basura, quisimos fomentar el aseo de las mismas. Visitamos a la persona encargada, en la Municipalidad de mi ciudad, proponiéndole que nosotros como miembros activos de la comunidad, íbamos a mandar a botar toda la montaña de basura acumulada a la orilla del aliviadero del río, pero que pedíamos que ellos nos autorizaran para poner un rótulo donde se prohibiera botar basura en el lugar, y que, a su vez, ellos como autoridades, nos ayudaran a cumplir la ley.


Para nuestra sorpresa nos dijeron que ese lugar en particular, no pertenecía a la Municipalidad de mi ciudad, La Lima, sino que legalmente pertenecía al Municipio de San Manuel, aunque geográficamente estuviera en La Lima. Entonces nos trasladamos a San Manuel para hacer la misma solicitud, quienes dijeron que realmente ellos no tenían relación con ese lugar. En definitiva, el punto que se había convertido en basurero público, era “tierra de nadie”.


Después de que nuestra ciudad y alrededores fueran afectados dramáticamente por los huracanes e inundaciones Eta e Iota, esos puntos álgidos, volvieron a convertirse en basureros públicos, a la orilla de la calle, a la vista de todos. La apariencia es terrible, pero más allá de ello, es un lugar totalmente insalubre, un criadero de gérmenes y, por ende, un foco de contaminación.

Pareciera que hemos agotado todos los recursos para lograr la limpieza de ese predio. No se me ocurre qué más podríamos hacer para eliminar ese basurero, pero, sobre todo, para que surja alguien en autoridad, que tenga conciencia ciudadana y vele por el mantenimiento a largo plazo, de esas riberas del “Canal Maya”.


El aseo y orden de una ciudad, reflejan la condición de las personas que la gobiernan. Pido a Dios que nos establezca gobernantes que amen su tierra y la cuiden. Personas limpias por dentro y por fuera que anhelen ver proyectada en su ciudad, su propia condición interior, y el amor por su tierra.


"Canal Maya, La Lima, Cortés, Honduras."

88 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo