Sueños

El ser humano es complejo, y, además a su vez contiene dentro de sí mismo, un desafío y una carrera de obstáculos, los cuales deben saltarse o evadirse con sabiduría, en el tiempo correcto, para lograr cumplir el propósito en la vida.


Cuando un hombre, sea varón o mujer, es muy joven, tiene la cabeza y el corazón lleno de ilusiones y proyectos. La edad es ideal porque la persona cuenta con toda la energía y aún con el tiempo necesario, para realizar sus sueños. Sin embargo, en la mayoría de los casos, les falta el dinero y la madurez para completar sus proyectos. De manera que normalmente dicen, voy a trabajar para ganar dinero y ahorrar, y poder así lograr mis metas.


Al pasar de los años, estos jóvenes se convierten en adultos. Han trabajado, han ahorrado, siguen teniendo un poco de energía y los sueños intactos; sin embargo, ya han contraído otras responsabilidades, quizás algunos ya se convirtieron en padres o madres, pero además de eso, ya no tienen el tiempo para cumplir sus sueños. Ahora hay otras ocupaciones que tomaron prioridad en sus vidas. Sin embargo, los sueños están vigentes. No pierden la esperanza de cumplirlos algún día. En su corazón hay una mezcla de insatisfacción y frustración y se llenan la boca hablando de lo maravilloso que sería, desarrollar aquello, que querían hacer.


Pasa el tiempo y aquellos jóvenes soñadores de antaño, se convierten en adultos maduros, con el dinero suficiente para invertir en lograr sus proyectos. Ahora ya tienen más tiempo, porque los hijos se fueron de casa a formar su propio hogar. Sería el momento perfecto para concretar aquellos sueños que les acompañaron por todo el recorrido de este paseo llamado vida. Sin embargo, ahora les falta un ingrediente importante, la fuerza y la energía para desarrollar los proyectos de la juventud.


Todo ser humano trae consigo un diseño impreso en su espíritu. Ese diseño es puesto por Dios y hemos de cumplirlo en nuestro paso por esta tierra. Muchos de los sueños que teníamos desde niños, eran parte de un todo, de ese propósito eterno. Cuán importante es que los jóvenes desde temprana edad puedan conocer al Espíritu Santo, Quien nos revela el deseo y la voluntad de Dios en nuestras vidas. Sería muy recomendable que los jóvenes no contrajeran matrimonio, ni responsabilidades mayores sino hasta haber encontrado ese diseño, ese propósito. Cuando encajamos en el proyecto de Dios, nada ni nadie podrá sacarnos de allí. Joven, usa tu energía para comenzar a vivir el sueño de Dios, todo lo demás caerá por su propio peso.

"Joven, usa tu energía para comenzar a vivir el sueño de Dios, todo lo demás caerá por su propio peso."

92 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo