COVID

El asunto de las vacunas para prevenir el COVID, las mascarillas, los pediluvios, el gel de manos, es un tema delicado y muy complejo. Creo que nunca antes hubo tanta controversia como ahora, respecto a algo. Varios países del mundo a este punto ya determinaron que la gente no use mascarillas, o cubre bocas o barbijos, por ejemplo, en los aeropuertos de los Estados Unidos. Sin embargo, en Alemania es requerido el uso de tales artículos.


Conozco en varios países una gran cantidad de personas que se negó a vacunarse, la mayoría de ellos por razones religiosas o por especulaciones acerca del origen de la vacuna y sus efectos secundarios, pero, sobre todo, para no quedar registrados en un sistema mundial de investigación.


Hace unos quince años o más, un amigo nuestro de origen finlandés aseguraba que usar internet era arriesgado. Debido a que él viajaba por todo el mundo, o por tiempos permanecía en un país lejano y necesitaba comunicarse con nosotros, él escribía correos usando un pseudónimo para ocultar su identidad, protegiéndose así de los que, según él, querían perseguirlo. Por supuesto estaba totalmente en contra de Facebook y otras plataformas similares.


Recuerdo cuando hace muchos años la gente tenía mucho temor de usar las tarjetas de crédito pues pensaban que alguien podría robarse su dinero. No digamos, como fue con las tarjetas de débito. Muchas cosas han evolucionado desde entonces y las personas ahora, no sólo usan tarjetas de crédito y de débito, sino que han abusado de ellas.


Ya la mayoría de los individuos usan correos sin problema, ni desconfianza. Es más, ya está cayendo en desuso el email. Ahora la mayor parte se comunican por whats app o por Messenger, una función de Facebook.


¿Será que, dentro de un corto tiempo, ya será muy normal aplicarse la vacuna contra el COVID, como si fuera la del Sarampión o la Rubeola, o Tifoidea? ¿Será que en un abrir y cerrar de ojos, desaparecerá el uso de pediluvios, gel de manos y barbijos, y será como que nunca hubiera existido esta etapa de nuestra vida?


A este punto no es tan importante quiénes están a favor o en contra. Ni siquiera importa si se trata de una maniobra política, o es puramente una instrucción sanitaria. Creo que hoy día la población merece ser libre de tantas restricciones; pues pienso que todos anhelamos fervientemente volver a ser seres normales, que podamos abrazar sin temor, y que hablemos sin que nuestras palabras sean interceptadas por un pedazo de tela.

"Creo que hoy día la población merece ser libre de tantas restricciones; pues pienso que todos anhelamos fervientemente volver a ser seres normales, que podamos abrazar sin temor, y que hablemos sin que nuestras palabras sean interceptadas por un pedazo de tela."

62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo