Celebración en Familia

Los seres humanos fuimos creados como entes sociales, como parte de ello, tenemos la afición por relacionarnos con otros, tener tiempos para compartir, y desarrollar la comunión, lo cual a veces incluye comer juntos o sencillamente tomar un café.


Las familias unidas, buscan los momentos para celebrar por cualquier evento. Pero las familias no tan unidas, quizás sienten el remordimiento por no serlo, y también aprovechan ciertas ocasiones para tratar de relacionarse, o al menos juntarse.


Tengo dos hermanos menores, quienes viven en la misma ciudad que mi madre; de hecho, sus casas están adyacentes a la de ella. Ellos tienen su propia familia, esposa e hijos. Viven a la par de mi madre para estar pendientes de la salud de ella. Yo vivo a muchos kilómetros de distancia de ellos, unos cuatrocientos más o menos, lo cual se convierte en cinco horas de viaje en auto privado. Trato de viajar para ver a mi madre, lo que a ella le alegra mucho, sobre todo, porque cuando llego a su casa, mis hermanos y sus hijos también llegan, lo cual se convierte en una agradable velada familiar, donde reímos, recordamos, tomamos fotografías y demás.


Nunca deberíamos buscar una excusa o fecha particular, para tener comunión familiar, pues todo tiempo es bueno y agradable. Observé en los pasados días de diciembre, que muchas personas salieron de vacaciones, o sencillamente a paseo de un día, pero casi todos ponían en sus fotos subidas a Facebook, la leyenda que decía: “Saliendo en familia”, o bien “Celebrando en familia”, o tal vez “Fiestas en familia”, o “Navidad en familia”.


Considero que es muy bueno y saludable salir en familia, compartir en familia, comer en familia, pero nunca debería ser una excusa o justificación para celebrar Navidad. En todo tiempo del año deberíamos reunirnos en familia, conversar y comer. Hay libertad en Dios y cada quién debería hacer lo que quiere hacer, de acuerdo a sus convicciones y revelación, ya que cada quien dará cuentas a Dios de sí. Nadie debería juzgar a otros por comida o por bebida, ya que el Reino de Dios no consiste en eso, sino que es justicia, paz y gozo en el Espíritu.


Por lo tanto, no debería ser necesario justificar una celebración sin fundamento espiritual, sino más bien tradicional pagana, con el hecho de reunirnos en familia. Comamos nacatamales, torrejas, pastel de frutas, lechón o gallina rellena, disfrutemos a la familia, pero no lo mezclemos con el supuesto nacimiento de Jesús.


Jesús, el hijo de Dios, vino a esta tierra hace más de dos mil años, para salvar a la humanidad. Se sabe que nació para Fiesta de Tabernáculos, por allá de septiembre. Él nunca pidió que celebraran su nacimiento como hombre, sino que conmemoráramos Su muerte y resurrección. Esto se hace al participar de la Santa Cena, o Comunión, o Cena del Señor. Hagámoslo pues en memoria de Él.

"no debería ser necesario justificar una celebración sin fundamento espiritual, sino más bien tradicional pagana, con el hecho de reunirnos en familia."

187 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo